Componente 1: Resiliencia de las inversiones relacionadas con la producción agropecuaria y agua

 Al ingresar en su cuarta fase, el Proyecto Reducción del riesgo de desastres – gobernanza del riesgo de la Cooperación Suiza, implementado por HELVETAS Swiss Intercooperation, decidió apoyar al país en hacer sus inversiones de infraestructura más resilientes ante las amenazas climáticas y no climáticas.

En este proyecto, se trabajarán proyectos piloto de “resiliencia climática” de donde se sacaran aprendizajes colectivos junto con autoridades, técnicos y organizaciones del control social, para finalizar en normativas y guías que sirvan para garantizar, en el futuro, inversiones en infraestructura resiliente.

Este componente tendrá dos líneas de acción:

  • La capitalización de herramientas y experiencias de la fase III
  • La construcción de normativa, metodologías y experiencias para la resiliencia de infraestructura (existente y futura) de agua y agropecuaria

a) Capitalizando herramientas y experiencias de la fase III. Esta línea se desarrollará mediante la organización de eventos nacionales con un claro liderazgo de las instancias correspondientes del gobierno a nivel nacional, asimismo, se transferirán aprendizajes y experiencias a los programas de inversiones del VRHR y VDRA y la COSUDE, especialmente en el uso del CEDRIG y otras herramientas de Reducción del Riesgo de Desastres (RRD) y Adaptación al Cambio Climático.

b) La construcción de normativa, metodologías y experiencias para la resiliencia de infraestructura (existente y futura) de agua y agropecuaria La propuesta abarca el concepto de desarrollo resiliente al clima que consiste en integrar los elementos del desarrollo tradicional, la gestión del riesgo y la adaptación al cambio climático. Ver el gráfico arriba.

Un conjunto de cinco medidas (ver puntos a) hasta e) de este subtítulo) se articularán, en lo posible, para mejorar el marco normativo y generar evidencias para la toma de las decisiones desde lo local hasta lo nacional y, en consecuencia, alcanzar resiliencia en las inversiones futuras y existentes en los sectores priorizados. La articulación entre sectores y niveles de gobierno y el fortalecimiento de capacidades es el denominador común en todas las medidas.

Cinco medidas para aumentar la resiliencia de inversiones